viernes, 30 de marzo de 2012

Spaghetti con gambones al curry



Parece mentira que con lo práctica, rápida y rica que está la pasta ésta sea la primera receta de pasta que pongo.
Lo habitual es hacer pasta a la bolognesa, es decir con carne picada y tomate. Hacer una Carbonara es una cosa extra y ya ni hablamos de meterte en otras salsas más laboriosas. La verdad es que es una pena porque incluso los macarrones a la bolognesa son infinatamente más que pasta con carne picada y tomate frito. Si nos esmeramos un poco, cuidamos la salsa de tomate, le añadimos cebollita picada, ajo, orégano, un chorrito de vino oloroso, incluso un flus de pimienta la cosa mejora mucho mucho.
Pero hoy vamos a hacer una salsa de esas que no son las habituales, porque la pasta acepta, diría yo, casi todo tipo de ingredientes y eso hay que aprovecharlo.
Los gambones y el curry son los dos ingredientes "raros" de esta receta.

Los primeros quizá suban un poco el precio del plato, yo los uso congelados, mejor dicho descongelados que te los venden en el Mercadona a 6.95€/kg, que si repartimos entre cuatro se queda a 1.74€... pss tampoco es tan caro, no? Si sois menos en casa... pues os sale más caro, pero tocáis a más gambones, que es mejor, jeje.

El curry es una especia de la que a mí no me gusta abusar por dos motivos. Primero porque los platos quedan demasiado especiados y resultan pesados y segundo, y para mí a lo mejor más importante, porque se me mete el olor en la nariz y no lo suelto en dos días... y eso me molesta un montón. Se encuentra fácil en las estanterías de botecitos de especias de cualquier supermercado.

Este plato lleva nata, pero no resulta demasiado pesado. Además acordaos de comprar nata para cocinar que no es tan grasa como la que se usa para montar. ¿por qué? porque cuanto más grasa, mejor monta. La grasa siempre da volumen, ya lo sabemos, jajajajajaja.
¿Empezamos? ¡Venga!

INGREDIENTES (para 4 personas)
500 grs spaghetti
1kg de gambones
250ml de nata para cocinar
ajo molido
cebolla en polvo
sal
aceite de oliva
curry en polvo
orégano
albahaca
Uso el ajo en molido y la cebolla en polvo porque así no te encuentras cachitos de nada en la salsa. En mi casa nos gusta así, sin tropezones sospechosos, si no es vuestro caso... podéis elegir.
Ponemos agua a hervir en una olla grande, en la que ponemos, ajo molido, cebolla en polvo, un buen chorro de aceite de oliva y media cucharadita de curry. Cuando el agua empiece a hervir añadimos la sal y los spaghetti. Si ponemos la sal al principio tarda más en romper a hervir. No me preguntéis por qué pero es así.
Mientras cocemos los spaghetti, pelamos el kilo de gambones, se pelan bien, rápido, pero podéis pedir ayuda y así se termina antes.

En una sartén echamos un chorrito de aceite de oliva, no mucho, pero tampoco os quedéis cortos, lo mejor una de esas sartenes que con sólo pintarlas un poquito de aceite les vale. Cuando esté caliente ponemos los gambones pelados y salados, a los que añadiremos ajo molido y cebolla en polvo.
Si vuestra opción ha sido usar cebolla y ajo frescos el procedimiento varía. Primero pocháis la cebolla, luego añadís el ajo (porque se quema antes y necesita menos tiempo) y después los gambones.
Los bichitos echarán un poquito de jugo, poned el fuego bajito para que no se nos consuma. Se hacen muy rápido, son vuelta y vuelta, cuando les demos la vuelta añadimos la nata y una puntita de curry. No queremos que sepa sólo a curry, no queremos perder el delicioso sabor de los gambones.
Lo dejamos un minuto o dos en el fuego y retiramos. Si usamos una vitro, podemos dejarlo sobre la placa para que se mantenga calentito.
Cuando los spaghetti estén cocicos, al dente, quitamos el agua poniendolos en un escurre-verduras. ¡¡¡NO LOS LAVÉIS!!! La pasta se lava cuando no se va a utilizar en ese mismo momento. Es decir, si os habéis levantado temprano y vais a dejar la pasta cocida para llegar y comer a mediodía. Se lava para refrescarla y que no siga cociendo y no se pase. Pero si se va a usar en el momento no se lava.
Una vez escurridos los volvemos a poner en la cacerola y volcamos sobre ellos la salsa con los gambones. Mezclamos y ¡¡¡A COMERRRRRRRRR!!
También podéis decir eso de ¡¡¡A comer!!! cuando váis a mezclar spaghetti y salsa y así van poniendo la mesa, ;)
Besitos





jueves, 29 de marzo de 2012

Mermelada de Ciruelas Rojas


Esta es mi mermelada
http://verparacomer.posterous.com/mermelada-de-ciruelas-en-video y aquí podéis ver como lo hace un profesional. ( yo lo hago igual, aunque no sea una profesional)

domingo, 18 de marzo de 2012

SAPILLOS















Estamos muy muy cerquita de Semana Santa ya. El año pasado tocó aprender a cocinar arroz con leche y descubir cuanto arroz es un puñado de guante de fregar. Pues este año toca aprender a cocinar Sapillos. Para los amigos de la zona, los sapillos son conocidos. Algo riiiiiiico que se come en Semana Santa. Para los demás, sólo decir que una vez que los hagáis entenderéis por qué nos gustan tanto.




Son muy fáciles de hacer.



Necesitamos:




Huevos



Pan rallado



Azúcar



Levadura



Cáscara de naranja o limón (según los gustos de cada uno)



Canela




Anises



Leche



Las medidas vuelven a ser un problema, jijijijijiji. A ver, yo hice cinco huevos XL para lo que necesité barra y media de pan rallado.



Mezclamos en un bol los huevos batidos con el azúcar, la levadura y finalmente el pan rallado. Nos queda una masa no muy dura.



En una sartén ponemos aceite para freir, como dos dedos de aceite. Con dos cucharas vamos cogiendo un poquito de masa, una cuchara para coger y otra para empujar la masa al aceite.



Así hasta terminar con toda la masa.



En una cacerola grande ponemos dos litros de leche, azúcar, un palo de canela y la cáscara de limón, o naranja y los anises. La ponemos en un fuego y que se vaya calentando a la vez que nosotros freimos los sapillos, que iremos echandolos en la leche.



Cuando estén todos hechos y en la leche, lo metemos en la nevera para que estén fresquitos. Y ya está, fácil y muy muy rico!!



sábado, 17 de marzo de 2012

viernes, 9 de marzo de 2012

BaCaLao aL HoRNo

Ésta es la última de las recetas que puse en el PRÓXIMAMENTE. Pensándolo, me he dado cuenta que coincide con la Cuaresma. Bueno, los que me conocéis ya supondréis que nada tiene que ver, como dicen en las pelis al final, es una mera coincidencia.

Necesitamos:

Patatas

Acelgas

Huevo

Bacalao

ajo

sal

aceite de oliva

Pelamos, lavamos y troceamos las patatas en rodajas (como para una tortilla).

Lavamos las acelgas y si no nos gustan mucho, podemos quitar las pencas, (parte blanca de las acelgas, tallos).

Pelamos y troceamos en rodajas los ajos, o bien los dejamos enteros dándoles un golpe.

Ponemos todo esto en una fuente de horno y le añadimos sal y aceite.

Metemos en el horno a unos 180º cubierto con un trozo de papel de aluminio.

Cuando las patatas estén rindiendose, es decir empiecen a estar blanditas, sacamos la fuente. (No apagamos el horno para que no se enfríe, va a ser un momentín sólo)

Quitamos la piel o no, depende de cada uno y cortamos en daditos el bacalao. Como en la receta anterior, la sal dependerá de la modalidad de bacalao que hayamos comprado. Esto lo podemos hacer mientras las patatas están en el horno.

Añadimos el pescado a las patatas y las acelgas, mezclamos y bañamos con huevo batido al que habremos añadido un poquito de sal.

Metemos en el horno, esta vez ya sin papel de aluminio. Cuando empiece a dorarse la superficie ya está hecho.

A comerrrrrrrrrr!!!!

TRUQUILLOS 2

¿Como conseguimos que los frutos secos se mezclen con la masa de un bizcocho y no se vayan al fondo del molde?
Facilito, facilito. Mojamos un poco las nueces, pistachos, almendras, avellanas... o lo que quiera que se nos haya ocurrido poner y enahrinamos, sacudiendo bien para que no queden pegotes. Los añadimos una vez que ya tenemos el bizcocho en el horno, cuando lleve unos minutitos, no justo al meterlo.

POLÍTICAMENTE INCORRECTA







Hoy voy a serlo, vale, habitualmente lo soy, pero hoy voy a ser muy mal hablada sin cortarme, sin que sea porque me ha salido así en un descuido.
 
¡¡FELIZ DÍA DE LA MUJER TRABAJADORA!! ---> ¡¡tu puta madre!!
A ver, que yo sé que se celebra este día por aquellas 146 trabajadoras que murieron quemadas en una fábrica de camisas.

La fábrica de camisas Triangle, situada en Manhatan, era como un taller de costura de chinos actual, pero de 1911. Es decir, insalubre, negrero, peligroso, con sueldos bajos. Se aprovechaban de su condición de ser mujeres, primero y principal, y además inmigrantes recién llegadas de Europa, jóvenes, tenían entre 13 y 23 años, no hablaban inglés. Trabajaban hacinadas en la novena planta del edificio ASCH, en una sala que sólo tenía una puerta de entrada y salida; ésta permanecía cerrada con llave durante las largas jornadas laborales. Por ello, no pudieron salir cuando se declaró un incendio que se recuerda en la ciudad de Nueva York como uno de los peores incidentes junto con el 11-S. Casualmente este incendio se declaró cuando llevaban unos dias protestando por su situación laboral.

Hubo gran revuelo, muchas lamentaciones, manifestaciones, declaraciones de la uniones sindicales... A toro pasado. O es que ¿acaso no sabían que esto pasaba? No, como todo, nos echamos las manos a la cabeza cuando llegan las consecuencias.
A partir de ese suceso, se declara el 8 de Marzo, día oficial de la Mujer Trabajadora.
Pero como pasa siempre con estas cosas, en vez de acordarse anualmente de estas mujeres que murieron luchando por sus derechos laborales, este día se ha desvirtuado. Por lo pronto se le ha cambiado el nombre, o se ha recortado. Ahora es simplemente el día de la mujer.

Pues no lo entiendo, o mejor, no lo quiero entender. No quiero pensar que se nos da un día por el mero hecho de ser mujeres.
Entiendo que se ha hecho para no dejar fuera del saco a aquellas mujeres que por decisión propia o por obligación o por el motivo que sea se quedan en sus casas ejerciendo de "amas de casa". No seré yo quien las juzgue, que más sabe el tonto en su casa que el listo en la ajena. Pero entiendo que se recuerda en este día a aquellas que se revelaron contra la opresión que sufrían en su trabajo y murieron.
Se sigue celebrando para reclamar que las diferencias entre hombres y mujeres que ejercen el mismo trabajo se acaben pues ambos son capaces de hacerlo de igual modo. Eso es, yo no quiero ser un hombre, quiero tener los mismos derechos, y de paso las obligaciones, porque los derechos llevan esa coletilla.
Me fastidia cuando dicen que ser "ama de casa" también es un trabajo y que si bien no remunerado si debería estar reconocido como tal y recibir una pensión cuando se llegue a los 65 años. Me rejode, (lo he avisado, no voy a disculparme), porque considero que si recibiesen una pensión cuando "se jubilasen", también deberían contribuir a la Seguridad Social, como hacemos todos, y cuando digo todos, me refiero a todos y todas, no me hagáis explicar lo obvio. Ya sé yo de sobra que hacer las cosas de casa es un trabajo, además de lo más ingrato, que se nota cuando hace falta y ni te enteras cuando está hecho.
Me hierve la sangre pensar que alguien cree que una persona se jubila de las tareas domésticas. ¿O es que en el momento en que se comenzase a recibir la supuesta pensión, esta mujer ya no haría la comida, ni fregaría, ni plancharía ni na de na?
Me molesta porque las mujeres que trabajamos también somos amas de casa. Por poner un ejemplo. Yo ayer me levanté a las 6.45 a.m., a las 7.50a.m dejé a mis hijos con mi madre, que les lleva al colegio y les da de comer, por la poca conciliación entre mi horario laboral y mi familia. trabajé, hice comida, volvía a trabajar. Fuí a la compra, puse lavadoras, planché, hice cena, duché a mis hijos, les puse el pijama y les di el beso de buenas noches.
Entonces, si el trabajo en casa se bonificará con una pensión a los 65 años... ¿yo tendré dos pensiones? O, como me malicio, ¿no tendré ni la que por ley me corresponde por haber trabajado?
Reconozco que a mi casa viene una señora que plancha, friega, limpia el polvo... pero eso, además de dar trabajo a otra mujer, no me libera a mí de seguir haciendo cosas y por supuesto soy yo quien se dedica a mis hijos. Además de la inestimable ayuda de sus abuelas y abuelos.
Me toca las narices que ser reclamen los derechos de las mujeres mezclados con tanta tontería y tanto "agarrarsela con papel de fumar" por si alguien se molesta. Me fastidia sobre todo que durante el 8 de marzo se celebren charlas, coloquios, eventos, y comidas en horario laboral. ¿No se supone que celebramos el día de la mujer trabajadora? ¡coño! pues hazlo a una hora que podamos ir todas, ¿no? Pues no. Como se ha ampliado la celebración del día a todas las mujeres, sólo pueden ir aquellas que no trabajan. ¿Y eso no es va en detrimento de las demás?
Ahí queda eso, como dice Shrek, "mejor fuera que dentro".

jueves, 8 de marzo de 2012

TRUQUILLOS 1

El otro día se me ocurrió que podría incluir entradas que no fueran de recetas como tal, pero sí que fuesen truquillos para conseguir que nuestros platos queden más ricos.

El de hoy parece un poco supérfluo, pero a mí me parece esencial.

¿Cómo conseguir un solomillo de ternera al punto punto, en su punto rico rico, sin que se nos churrusque por fuera o sin que el filete diga muuuuuuuuuuuuuuu?

La solución es fácil: ponemos el horno a calentar a unos 100º, no más, sólo queremos que esté calentito, mientras comemos el primer plato metemos en un plato, fuente o cacharro que soporte el calor nuestros solomillos. Allí estarán calentitos hasta el momento de pasar por la sartén y darles vuelta y vuelta. Eso sí la sartén que esté bastante caliente y con unas pinceladas de aceite de oliva. He dicho unas pinceladas, es decir, dejamos caer unas gotitas de aceite de oliva y pintamos la sartén con un pincel de silicona.

Por cierto, todos sabemos que la sal no se pone hasta el final, ¿no? Si la ponemos en crudo el solomillo expulsará todos los jugos y quedará seco como una suela. Así que ponemos la sal cuando ya está hecho.

Espero que os sea últil.

Bacalao con costra de pimentón de La Vera

Esta es una de esas recetas comodín. Para días de mucho ajetreo, que lo que menos te puedes permitir es una comida de difícil elaboración y tampoco algo que sea demasiado pesado y te de sueño porque tienes poco tiempo para una siesta. Pero no deja de ser un plato rico que bien puede valer para una cena.

Necesitamos: (cantidades para una persona)

1 filete de bacalao, sin piel y sin espinas

pimentón de La Vera dulce (o se dice pimentón dulce de La Vera, mejor así)

orégano

aceite de oliva

1 microondas

1 plato

1 tapadera de plástico para el micro

:P

Ponemos el filete de bacalao en el plato. Si es descongelado de esos que ya vienen en su punto de sal, pues mejor. Si no, si es fresco añadimos sal al gusto. Si es un filete de bacalao salado, tendremos que desalarlo un día antes cambiando el agua varias veces.

Echamos por encima aceite de oliva. Espolvoreamos con el pimentón y metemos en el micro unos minutos. ¿Cuántos? Pues no sé... pongamos unos cinco minutos y si no está hecho lo metemos más rato, jajajajaja Así nos servirá para echar el orégano, que a mí personalmente no me gusta que se churrusque.

Necesitamos una mesa, un mantel, cubiertos, un vaso de vino (cualquiera, que según tengo entendido el maridaje está pasado de moda) y una silla, esto último imprescindible para disfrutar sentados de un delicioso plato de bacalao.

Besitosssss