viernes, 8 de noviembre de 2013

Huevos rotos con níscalos salteados con verdejo


El Otoño es época de setas. A mí personalmente me encantan. Son suaves y sabrosas. Me gusta ir al campo a buscarlas, mucho más que otras cosas de campo como los espárragos, porque las que yo conozco se ven de maravilla al ser blancas, los espárragos están como camuflados.
Hoy ha sido la primera vez que he comido níscalos; no los he cogido yo, los he comprado. Ya sabéis si no conocéis las setas mejor comprarlas en tiendas, así evitamos sustos. A lo que iba, que me han gustado tanto que he pensado que debía contarlo en el blog.

Empezamos:

Ingredientes (para 2 personas)

1/2 cebolla mediana
2 patatas
4 huevos
1 docena de níscalos de buen tamaño
aceite de oliva
sal
3 dientes de ajo
1/2 copita de vino verdejo

Cortamos la cebolla en juliana y la ponemos en la sartén con un chorro generoso de aceite. Cuando esté volviéndose transparente añadimos las patatas cortadas en rodajas de 1 cm de grosor y salamos. Bajamos el fuego al mínimo, ponemos una tapadera y dejamos hacerse despacito.

Lavamos los níscalos con un cepillo de dientes y sin ponerlos demasiado tiempo bajo el grifo para que no pierdan aroma y sabor. Los troceamos en juliana.

Una vez que las patatas están tiernitas, las sacamos de la sartén junto con la cebolla, escurriendo bien el aceite y reservamos.

En la misma sartén, quitándole un poco de aceite, freímos los 4 huevos. Retiramos más aceite, dejando la sartén simplemente impregnada. Subimos en fuego. Echamos los dientes de ajo, los doramos y cuando estén rubios añadimos los níscalos poniéndoles un poquito de sal.

Cuando estén calientes, echamos la copita de verdejo y dejamos a fuego vivo hasta que se evapore.

Colocamos en una fuente grande, las patatas con la cebolla, encima los huevos, que los cortamos para que salga la yema y sobre éstos los níscalos. Y ¡¡a comer!!





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada